Recomendaciones para las vacaciones

Después del ofertón os hemos preparado unas lecturas muy fresquitas, con sal y pimienta, que como sabéis es un remedio natural para evitar la deshidratación en un golpe de calor, y así cuando el calor apriete tendréis que buscar un sitio con sombrita donde corra el aire.

Acompañaros de:

  • una copa para llenarla con lo que más os guste,
  • un sano zumo,
  • un sabroso helado,
  • un exótico cóctel,
  • etc
  • y dejar que  nuestras lecturas os  hagan alcanzar  el ansiado equilibrio térmico.

    El amante desdichado de Alberto Moravia.

    Era una muchacha joven y de buena planta, con espléndidos ca­bellos rubios y una cara parecida al hocico de un lechón. Ella lo saludó y Sandro le devolvió el saludo. Ella le preguntó si iba a la playa y Sandro le contestó que a veces iba; luego volvió a entrar en su cuarto. Desde ese día no pudo salir ni un momento a la terraza sin que de inmediato se abrieran las persianas de la habitación contigua y la muchacha apareciera a hablarle.

    Otras lecturas que os pueden acompañar.

    Ahora solamente  queda elegir:

    Lugares recomendados…

    FELICES VACACIONES

    Hasta Septiembre



    OFERTÓN: 10×1

    No pierdas esta oportunidad, estas son sin duda las mejores ofertas que vas a encontrar, no hace falta que rebusques, aquí tienes un chollo de mucha calidad. No pasa de moda,  podrás compartirlo, recomendarlo, disfrutarlo e incluso enamorar.

    Como dijo William George Ward: ” Las oportunidades son como los amaneceres, si uno espera demasiado, se los pierde”

    10 Leyendas de Bécquer

    Y si con bolsas no quieres cargar, micro-relatos has de llevar.


    El dinosaurio de Augusto Monterroso.

    Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

    El emigrante de Luis Felipe G. Lomelí.

    ¿Olvida usted algo? – Ojalá.

    El adivino de Jorge Luis Borges.

    En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasará. El candidato responde que será reprobado…

    La bella durmiente del bosque y el príncipe de Marco Denevi

    La Bella Durmiente cierra los ojos pero no duerme. Está esperando al príncipe. Y cuando lo oye acercarse, simula un sueño todavía más profundo. Nadie se lo ha dicho, pero ella lo sabe. Sabe que ningún príncipe pasa junto a una mujer que tenga los ojos bien abiertos.

    Infernalia de José Emilio Pacheco.

    Anoche no soñé. Despierto, comprendí que estaba en el infierno y que ustedes eran los demonios.

    Micro-relato incluido en la serie “La tierra” de J.A. Ramírez Lozano

    El cementerio de la villa es ovalado. Las gallinas del enterrador anidan en los nichos o escarban las tumbas frescas hasta picotear los ojos de los difuntos pobres. Por noviembre, sus deudos y familiares acuden al cementerio con hojitas verdes de perejil y se vuelven cada cual con su cestita de huevos.

    La oveja negra de Augusto Monterroso.

    En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra. Fue fusilada. Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque. Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

    Cuento de horror de Juan José Arreola.

    La mujer que amé se convirtió en fantasma. Y yo fui el lugar de sus apariciones.

    Después de la guerra de Alejandro Jodorowsky.

    El último ser humano vivo lanzó la última paletada de tierra sobre el último muerto. En ese mismo instante supo que era inmortal, por que la muerte sólo existe en la mirada del otro.

    Amor 77 de Julio Cortázar.

    Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

    Bien conocido, y por eso, no necesita decirse nada más…

    Esta vez hemos escogido una lectura que es capaz de mezclar  un sinfín de recuerdos,  sensaciones, aromas y texturas. Decir chocolate es abrir la mente y los sentidos. Estamos seguras de que al nombrar esta palabra algo se pone en movimiento en vuestro interior.

    Charlie y la fabrica de chocolate de Roald Dahl

    Para Charlie Bucket, esto es un sueño hecho realidad, y cuando encuentra un dolar en la calle no puede evitar comprar dos barras del delicioso chocolate de Wonka.

    Cuando Charlie abre el segundo chocolate descubre uno de los billetes. Al día siguiente Charlie y los otro cuatro niños ganadores pueden ingresar en la fábrica para descrubir si los rumores que rodean a la fábrica y al misterioso dueño son realidad.

    Podeis disfrutar de la adaptación cinematográfica de la mano de los camaleónicos Tim Burton y Johnny Depp

    Leyenda del chocolate.

    El chocolate del loro ( muy utilizada en tiempos de crisis).

    Cuando para solucionar una situación ruinosa, se decide ahorrar en una partida cuyo gasto es mínimo, se dice que eso es suprimir el chocolate del loro.

    Tanto el chocolate como el loro tienen su origen en América, lo que nos da una pista acerca de la antigüedad de la expresión.

    En el siglo XVII, la forma más extendida de agasajar a los invitados era ofrecerles una taza de chocolate con rebanadas de pan. Y durante el siglo XVIII se convirtió en la bebida nacional a pesar de su precio, por lo que sólo podían derrocharlo los que habían hecho las Américas y gozaban de buena posición económica.

    Estos indianos solían tener un loro en casa como recuerdo de su antigua vida americana, y le ponían en la jaula algo de chocolate de baja calidad para que lo picoteara.

    Cuando alguna familia adinerada iba a menos, trataba de ocultar el declive económico guardando las apariencias, y lo más aparente era seguir consumiendo chocolate y seguir ofreciéndolo a los invitados; pero suprimían la ración del loro, lo que suponía un ahorro mínimo que no paliaba la situación.

    Curiosidades  del chocolate.

    • La ración “D”: El chocolate se convirtió en alimento de primera necesidad, siendo parte de la ración de emergencia de los soldados en la primera y segunda guerra mundial, denominada Ración “D”.
    • Joyas para el consumo de chocolate: La taza adecuada para el chocolate recibe el nombre de jicara o pocillo. Estas tazas eran muy usadas en los inicios del consumo de chocolate en Europa y se realizaban en porcelana, plata e incluso oro. Existe un plato que encaja perfectamente con estas tazas que e llama mancerina, en honor al Marqués de Mancera que lo diseñó para evitar que las damas se manchasen sus delicados vestidos al tomar chocolate. La palabra mancerina fue evolucionando con su suo popular y derivó en marcelina, que es como se conoce el juego de taza y plato que se usa para tomar chocolate.

    Refranes y dichos del chocolate.

    • Las cosas claras y el chocolate espeso.
    • Amigo reconciliado, chocolate recalentado.
    • Como pidiendo cacao.