Nos damos la vuelta al mundo

Este mes de Febrero celebramos el nacimiento de  Julio Verne  .

Una de las obras que más adaptaciones ha tenido a lo largo de los tiempos ha sido “La vuelta al mundo en ochenta días”, y hoy queremos presentarla de la mano de una de las más populares, “La vuelta al mundo de Willy Fog”,  serie de dibujos animados que fue producida por BRB Internacional y encargada a Nippon Animation y TV Asahi, en asociación con Televisión Española.

 

Son 80 días son
80 nada más,
para dar la vuelta al mundo
Londres, Suez, también Hong Kong, Bombay,
Hawai, Tijuana y Singapour

Vamos a darnos un paseo por la literatura de algunos de  los países que Willy Fog nos presenta en su canción.

El gigante egoísta. De Oscar Wilde

Todas las tardes, a la salida de la escuela, los niños se habían acostumbrado a ir a jugar al jardín del gigante. Era un jardín grande y hermoso, cubierto de verde y suave césped. Dispersas sobre la hierba brillaban bellas flores como estrellas, y había una docena de melocotones que, en primavera, se cubrían de delicados capullos rosados, y en otoño daban sabroso fruto.

Séptimo cielo. De Naguib Mahfuz

Una nube enorme se alza sobre toda existencia, se sumerge en el espacio. Todo late con una presencia cósmica extraña.  Nunca ha habido nada como esto, descomponiendo a los seres vivos en sus elementos básicos, amenazándolo todo con la destrucción… o quizás con una nueva creación.

Los héroes marchan a la selva. Muerte de Dasarata. Del Ramayana

Transida por el dolor de la separación que iba a sufrir su hijo, la dulce reina Kausalia lloraba amargas lágrimas. Laksmana la acompañaba en sus lamentos. El generosos príncipe había acudido presuroso al lado de la reina al enterarse de su desgracia. Inútil fue que, para consolarla, Rama dijera que nunca es triste estar dispuesto a cumplir la palabra empeñada por un rey y un padre, como habían hecho sus antepasados los ragavas, los descendientes de Ragú, el dios celeste que persigue a la luna en los eclipses, y como un galgo hambriento la devora ocultándola por unos instantes a la vista de los mortales.

Tijuana para principiantes. De Rafa Saavedra

My city no es solamente una calle llena de gringos estúpidos viviendo un eterno verano e indios bicolores que venden flores de papel, de burros rayados y maletines de joyería chafa, de mustios ojos rasgados con videocámaras sony, de terrazas llenas de motherfuckers bebiendo poppers y besan el suelo buscando una mexican señorita, de periodistas extranjeros persiguiendo una leyenda negra que sólo existe actualmente en su negro culo.