Si tu olvidas nosotros recordamos

Paco Roca es uno de los autores de cómic más importantes del panorama actual. Su obra Arrugas ganó importantes premios:

  • En el 2008 la premiaron con el Premio Nacional del Cómic.
  • Premio al mejor guión de autor español del 2007
  • Premio a la mejor obra de autor español del 2007
  • Premio Diario de Avisos 2008 al mejor guión de historieta realista
  • Premio Gran Guinigi a la mejor historia larga del Festival de Lucca 2008 (Italia)
  • Premios Dolmen de la crítica 2008 al mejor guión
  • Premios Dolmen de la crítica 2008 a la mejor obra
  • Premio Expocómic 2008 a la Mejor Obra Española

Arrugas narra la amistad entre Emilio y Miguel, dos ancianos recluidos en un geriátrico. Emilio, que acaba de llegar a la residencia en un estado inicial de Alzheimer será ayudado por Miguel y otros compañeros para no acabar en la planta superior de la residencia, el temido piso de los asistidos que es como llaman allí a los desahuciados..”

Arrugas fue adaptado como largometraje de animación, dirigido por Ignacio Ferrera,  y ha ganado el merecido Premio Goya a la mejor película de animación.

Otro libro que encontramos dedicado a este tema es; “La abuela necesita besitos”

‘Todos sabemos que los besitos de mamá curan… Pero, ¿qué pasa cuando son los abuelos quienes necesitan esos besitos?’. Esto podemos leerlo en la contraportada del libro La abuela necesita besitos.

Con este libro se transmite a los niños el respeto que siempre deben tener a los abuelos y en general a todas las personas mayores.

La lectura es amena, especialmente tierna para el público al que va dirigido el libro, pues debe explicar a los niños lo que sucede con los años a las personas, qué es la vejez y cómo puede afectar al estado físico y psíquico. El envejecimiento y las enfermedades que en ocasiones le acompañan deben verse como algo natural, y los nietos suelen ser una inyección de vitalidad y de felicidad para los abuelos.

Así que los niños que lean este libro, recibirán el mensaje del cariño, el amor y los besitos que deben dedicar a sus abuelos para hacerles sentir mejor, e incluso conocerán ejercicios o juegos que los niños pueden practicar para favorecer, entre otras cosas, la estimulación de la memoria.


Anuncios

Charles Dickens, 200 años

Canción de Navidad.

Era tacaño el viejo Scrooge, duro y cortante como un pedernal; gruñón, reservado y solitario como una ostra. El frío que llevaba dentro helaba sus viejas facciones, mordía su nariz afilada, arrugaba sus mejillas, endurecía su forma de andar, enrojecía sus ojos, ponía azules sus labios delgados y salía al exterior en su voz ronca.

Una vez, el mejor día del año, es decir la víspera de Navidad, el viejo Scrooge estaba sentado, muy atareado en su despacho. El tiempo era crudo, frío y nevaba. Los relojes acababan de dar las tres, pero ya había oscurecido. La puerta del despacho de Scrooge estaba abierta para poder echar el ojo a su escribiente, que copiaba cartas más allá. Scrooge tenía un fuego raquítico, pero el del escribiente era un solo carbón.