De difuntos y castañas

Mes de  castañas y  difuntos. Antaño el magosto  era una  fiesta de pobres, de frío, de hambrunas, de días sin luz y mesas sin platos, de magia,  donde  los cuentos  de miedo danzaban alrededor de un fuego.

Según la leyenda, las castañas simbolizan el alma de los difuntos y cada una que se come, tras estallar en el fuego, es un alma que se libera del purgatorio.

Ray Bradbury autor de “El árbol de las brujas”, novela que alcanzó su mayor repercusión cuando fue adaptada a la pantalla pequeña y utilizada como base para una obra de animación. Este relato que ha deleitado a una gran cantidad de adolescentes, jóvenes y adultos de diversos rincones del mundo ofrece una trama ambientada en Halloween, una festividad anual en la cual los niños suelen ir por las casas de su barrio disfrazados al grito de “Truco o trato”. Esta tradición, se cumple en “El árbol de las brujas”, aunque la pandilla que se describe en este texto tiene el extraño privilegio de experimentar una noche de brujas distinta a todas las demás. Según se cuenta, el grupo no se imagina qué sorpresa les tiene preparada el destino a partir de que Pipkin, uno de los integrantes de esta banda juvenil, les pide que lo esperen en la casa fantasmal de la Cañada, donde un particular personaje les confiará los orígenes de esta celebración popular que nació como resultado de la combinación de una festividad celta con una cristiana. Si bien “El árbol de las brujas” se aprecia mejor si el lector todavía no ha llegado a las dos décadas de vida, cualquier persona que conserve un espíritu joven puede encontrar entretenido este texto donde hay espacio para la fantasía y la inclusión de algunas referencias culturales.

Dámaso Alonso dedica también uno de sus relatos a este día, el de los difuntos.

El día de los difuntos

Yo me muero, me muero a cada instante, perdido de mí mismo, ausente de mí mismo, lejano de mí mismo, cada vez más perdido, más lejano, más ausente. ¡Qué horrible viaje, qué pesadilla sin retorno! A cada instante mi vida cruza un río, un nuevo, inmenso río que se vierte en la desnuda eternidad.

Propiedades y recetas con castañas.