Axúdanos a mellorar

A túa opinión importanos, por iso dende as Bibliotecas Municipais da Coruña solicitamos a túa colaboración contestando ao noso cuestionario de satisfacción para saber en qué podemos mellorar.

En agradecemento á túa participación, se o desexas indícanos ao finalizar a enquisa o teu correo electrónico e poderás conseguir un dos lotes de libros, DVD e CD, que se sortearán entre aquelas persoas que cubrísedes a enquisa.

“Cortaron y Cambiaron”

No queremos dejar pasar este día sin rendir homenaje a todas las mujeres que cortaron con todo lo establecido y cambiaron el papel de la mujer en la sociedad.ciudad de las damas

CRISTINA DE PISÁN (Venecia, 1364-1430)

Escrito en 1405, surge de la decepción de su autora, Cristina de Pisan, que no encuentra ejemplares en su biblioteca que hablen sobre las mujeres. Su decepción aumenta al descubrir que lo poco que se habla de ellas siempre esta asociado al vicio y a las malas costumbres.

La ciudad de las damas

“Si fuera costumbre mandar a las niñas a las escuelas e hicieran les luego aprender las ciencias, cual se hace con los niños, el las aprenderían a la perfección y entenderían las sutilezas de todas las artes y ciencias por igual a ellos…pues…aunque en tanto que mujeres tienen un cuerpo más delicado que los hombres, más débil y menos apto para hacer algunas cosas, tanto más agudo y libre tiene el entendimiento cuando lo aplican. Ha llegado el momento de que las severas leyes de los hombres dejen de impedirles a las mujeres el estudio de las ciencias y otras disciplinas…”

maria

MARÍA (OLIMPIA) DE GOUGES (Montauban, 1748-París, 1793)

Olimpia de Gouges, por los legítimos derechos de la mujer

 “Mujer nace libre y debe permanecer igual al hombre en derechos”, así como puntualizaba que “la Ley debe ser la expresión de la voluntad general; todas las Ciudadanas y los Ciudadanos deben contribuir, personalmente o por medio de sus representantes, a su formación”.

Estos principios de equidad entre mujeres y hombres, cuya vigencia subraya además el espíritu no sólo constatario de Olimpia de Gouges, sino la trascendencia de su pensamiento radical, subrayaban los derechos de las féminas en todos los ámbitos de la vida, tanto públicos como privados, especialmente el derecho al voto, así como a la propiedad libre de la tutela jurídica del varón, como su desarrollo pleno en el sentido de la educación, y su presencia en todos los perfiles de la sociedad, incluido el ejército y los cargos públicos.

“Las madres, las hijas y las hermanas, representantes de la nación, piden ser constituidas en Asamblea Nacional. Considerando que la ignorancia, el olvido o el desprecio de los derechos de la mujer son las únicas causas de las desgracias públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer en una solemne declaración los derechos naturales, inalienables y sagrados de la mujer (…)”

índice

ROSALIA DE CASTRO (Santiago de Compostela, 24 de febrero de 1837-Padrón 15 de junio 1885)

‘La hija del mar’

La obra más romántica, la que más se acerca a su vida y a sus preocupaciones, pero constituye también un manifiesto reivindicativo desde el propio prólogo, en el que Rosalía cita a mujeres reconocidas.

En su prólogo termina diciendo:

“Porque todavía no les es permitido a las mujeres escribir lo que sienten y lo que saben

16_catalogo112111

Sexuar, erotizar, amar y ternurizar

Sexuar, erotizar, amar y ternurizar son parte del arte de construir intimidad, arte que requiere de la habilidad para erotizar la ternura, ternurizar la sexualidad y amorizar el sexo.
El erotismo, en materia literaria, es la metáfora del amor en todas sus dimensiones.

Cantigas

El Galan y la Galana
1
Mano a mano los dos amores,
mano a mano.
El galán y la galana
ambos buelven ell agua clara.
Mano a mano.
2
En la fuente del rosel
lavan la niña y el donzel.
En la fuente de agua clara
con sus manos lavan la cara.
Él a ella y ella a él
[lavan la niña y el donzel].

Enamorados de Rebecca Dautremer

El elogio de la madrastra. Mario Vargas LLosa

gsfdg

Sin Erotismo No Hay Gran Literatura de Mario Vargas Llosa.

“Digámoslo desde el principio: no hay gran literatura erótica, lo que hay es erotismo en grandes obras literarias. Una literatura especializada en erotismo y que no integre lo erótico dentro de un contexto vital es una literatura muy pobre. Un texto literario es más rico en la medida en que integra más niveles de experiencia. Si dentro de ese contexto el erotismo juega un papel primordial, se puede hablar verdaderamente de literatura erótica.

16_catalogo112111