Low Cost


No las desahucies por ser Low Cost

 

El emigrante

-¿Olvida usted algo? – Ojalá.”

Autor: Luis Felipe G. Lomelí.

400_F_1688521_zlwG5yHxmkv1PNhVyHkHjuEYs7n3aO

 

El dinosaurio

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Autor: Augusto Monterroso

400_F_1688521_zlwG5yHxmkv1PNhVyHkHjuEYs7n3aO

¿Quién ha visto el viento?

 ¿Quién ha visto el viento?

         Ni tú ni yo:

pero cuando tiemblan las hojas

         es que pasa el viento

¿Quién ha visto el viento?

Ni tú ni yo:

pero cuando los árboles se inclinan

es que pasa el viento

Autor: Christina Rossetti

400_F_1688521_zlwG5yHxmkv1PNhVyHkHjuEYs7n3aO

Historia verídica

 A un señor se le caen al suelo los anteojos, que hacen un ruido terrible al chocar con las baldosas. El señor se agacha afligidísimo porque los cristales de anteojos cuestan muy caro, pero descubre con asombro que por milagro no se le han roto.

         Ahora este señor se siente profundamente agradecido y comprende que lo ocurrido vale por una advertencia amistosa, de modo que se encamina a una casa de óptica y adquiere en seguida un estuche de cuero almohadillado doble protección, a fin de curarse en salud. Una hora más tarde se le cae el estuche, y al agacharse sin mayor inquietud descubre que los anteojos se han hecho polvo. A este señor le lleva un rato comprender que los designios de la Providencia son inescrutables y que en realidad el milagro ha ocurrido ahora.

 Autor: Julio Cortázar

400_F_1688521_zlwG5yHxmkv1PNhVyHkHjuEYs7n3aO

A Marquesiña

 Chámanlle a “Marquesiña” e os seus peíños endexamais se calzaron.

Vai a fonte, depelica patacas e chámanlle a Marquesiña .

Non foi á  escola por non ter chambra que pór, e chámanlle a Marquesiña.

A súa nai é tan probe que traballa de xornaleira na casa do Marqués .

   ¡ E aínda lle chaman a Marquesiña!

 Autor: Alfonso R. Castelao

Anuncios

4 pensamientos en “Low Cost

  1. Yo apunto otro de Augusto Monterroso, muy de actualidad… lamentablemente, se llama “La oveja negra”:

    En un lejano país existió hace muchos años una Oveja Negra.
    Fue fusilada.
    Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.
    Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s