Bienvenido otoño, te estábamos esperando

Comenzamos con una receta que nos nivele la serotonina

Sopa otoñal.

SOPA 4

Ingredientes
* 1 cebolla dulce
* 375 g. de brócoli
* 1 pimiento morrón pequeñito
* 100 g. de calabaza
* 1 pimiento verde italiano
* 1 patata pequeña
* 2 manzanas rojas pequeñas
* Caldo de verdura
* 2 c/s de aceite de oliva virgen
* Sal
* Cúrcuma
* Jengibre

Elaboración
* En la olla con el aceite pochamos la cebolla y los pimientos cortados en cuadraditos hasta que estén un poco tiernos. Sazonamos.
* Seguidamente añadimos a la olla los ramitos de brócoli, la calabaza y la patata cortada en cuadritos también.
* Removemos escasos minutos, vertemos el caldo en la olla junto con las manzanas en trocitos. Agregamos a la olla una pequeña cantidad de cúrcuma y jengibre.
* Cocemos cinco o seis minutos, rectificamos de sal si fuese necesario y servimos.

Después elegimos nuestro mejor jersey

El primer trago de cerveza y otros pequeños placeres de la vida de Philippe Delerm

El jersey de otoño

“Siempre es más tarde de lo que uno imaginaba.Ha pasado tan deprisa septiembre,con todos los agobios de la vuelta al trabajo. Al ver caer las primeras lluvias, nos decíamos: “ Ya está aquí el otoño”; aceptábamos que todo no fuera ya más que un paréntesis antes del invierno. Pero en nuestro fuero interno, sin acabar de reconocerlo, nos esperábamos algo. Octubre. Las auténticas noches de helada, de día el cielo azul sobre las primeras hojas amarillas. Octubre, ese vino tibio, esa suave molice de la luz, cuando el sol sólo es agradable a las cuatro; la tarde, en la que todo cobra la suavidad oblonga de las peras que han caído de la espaldera.

Entonces hace falta un jersey nuevo. Vestir los colores de las castañas, los sotobosques, el rojo rosado de las rúculas. Pero un jersey nuevo: elegir el fuego nuevo que va a empezar a apagarse. ¿Con tonos verdes? Un verde de Irlanda, color guisante, brumoso, whisky rugoso, salvaje y solitario como los campos de turba, la hierba rala. Pero ¿y rojizo? Hay tantos tonos rojizos , cabelleras ofelianas , deseo de merendar como antaño, pan con mantequilla, pan de especias, bosques sobre todo, rojo de la tierra, rojo del cielo, inaprensibles olores de ferias y arboledas, de boletos y de agua. ¿Y por qué no color seda cruda? Un jersey de trama gruesa, a rombos, como si alguien tuviera aún tiempo de hacer punto para uno.

Un jersey muy grande: el cuerpo desaparecerá, seremos la estación. Un jersey holgado de hombros, de momento…Incluso es bueno para uno mismo ese modo de representar el final de las cosas con el tono de la estación. Elegir el sosiego de las melancolías. Comprar el color de los días, un jersey nuevo de otoño.”

Y por último, aprendemos a ser felices

Para disfrutar de estas y otras lecturas otoñales puedes consultar nuestro catálogo en línea o visitar cualquiera de nuestras Bibliotecas Municipales.

catc3a1logo