Mulleres coraxe: a pedagoga Antía Cal

Dentro da programación especial que as Bibliotecas Municipais da Coruña adicamos este ano ao Día Internacional da Muller, queremos destacar ás nosas mulleres coraxe. E neste blog escollemos á pedagoga galega Antía Cal por mostrar o valor, a enerxía, a vontade e o entusiamo para afrontar as situacións máis difíciles e adversas sendo capaz de romper os moldes establecidos da súa época.

Antía Cal

Antía Cal Vázquez

Antia Cal Vázquez

Pedagoga, precursora da escola do século XXI. Implantou unha auténtica educación integral para a ciudadania. Nacida nunha familia de emigrantes orixinaria de Muras (Lugo), aos nove anos volve a Galicia coa súa nai e irmáns a levar adiante os seus estudos en España. O pai permaneceu na Habana traballando para o sostemento económico. Fixo o bacharelato no Colexio Dequidt da Coruña e estudou Xeografía Historia na Universidade de Santiago de Compostela.

En 1961 coa axuda económica dos seus pais e o seu esposo abriu na rúa Pizarro (en Vigo) a Escola Rosalía de Castro. Un colexio que non só foi pioneiro en Galicia pola súa innovadora concepción pedagóxica (escola laica, mixta, igualitaria e aberta) senón polo seu carácter bilingüe, trilingüe na práctica. O Rosalía foi en Galicia un foco de irradiación progresista das novas tendencias pedagóxicas e pioneiro na introdución do galego na educación, as súas aulas tiñan os nomes de personalidades da cultura que representaban toda unha bandeira social e política. Claramente aliñado coa filosofía do Pestalozzi e o colectivo catalán ” Rosa Sensat” movemento de renovación pedagóxica.

imagenProducto“…Inaguramos o colexio Rosalía de Castro no ano 1991…os seus fundamentos básicos, que seguen presentes, e que dende o primeiro momento orientaron o noso camiño:
-A escola está formada por alumnos, educadores e pais.Todos deben participar na actividade educativa…
– A escola é unha fábrica de pensamento, de vías de razaoamento, de creación e de tolerancia…
-Atención á persoa como individuo…
-A escola debe ser interdisciplinar…
-A reafirmación da lingua é fundamental como vehículo de expresión…
A educación conxunta de ambos os sexos facilita a tolerancia..
-O traballo en equipo, para conseguir metas comúns…
Debo recoñecer que naquel momento este delineamento chocaba bastante coa Administración. O feito de ser un colexio privado axudaba, pero mirábamos con moita desconfianza. Os atrancos foron moitos. Algunas veces, auténticas mexericadas. Outros, máis graves. Pero saímos adiante …anínda que nos sentísemos ás veces soas, case perdidas, no medio daquel  ermo cultural, intelectual e político que era o franquismo…”

“En educación, cualquier tiempo que se pierda, en realidad se gana; no importa que el beneficio tarde, con tal que se alcance.”  Juan Enrique Pestalozzi

“La libertad es una conquista a la que el hombre llega por medio de la educación y la cultura”. Rosa Sensat

Para máis información sobra a programación das Bibliotecas Municipais para este Día Internacional da Muller, podedes consultar o noso wiki e o noso catálogo.

Catálogo

Anuncios

Menú Degustación

cenefa

Primer Plato. 

ghk

“Paella de intelectual” de Manuel Vicent

La paella dubitativa la suele guisar un artista o un intelectual. Así se las he visto hacer a Berlanga, a Joan Fuster, a Manolo Vázquez Montalbán, al escultor Amadeo Gabino, A los pintores Eusebio Sempere y Paco Farreras, al cineasta García Sánchez. A La hora de decidir en el último momento si acrecientan, disminuyen, apagan o no apagan el fuego, una cuestión, al parecer, de mucha profundidad filosófica, los intelectuales y artistas gastrónomos se ponen las gafas, sacan con la cuchara de palo unos granos de arroz de distintas latitudes y los acercan a los ojos quemados por mil libros leídos y lienzos pintados, se quedan pensativos y a continuación actúan poseídos por la duda metódica. Tal vez ignoran que el punto del arroz es un ente metafísico, inalcanzable, que siempre está más allá. Entonces comienzan a poner excusas, que el agua no es de Valencia, que el fuego es de gas y no de leña de naranjo como debe ser, que no ha encontrado garrofó en el mercado, que las verduras son congeladas. Su duda se hace explícita cuando piden ayuda a otros para que prueben el caldo para cerciorarse de cómo está de sal. Son dificultades autoimpuestas ante el cataclismo que se avecina, pero la paella tiene la ventaja de que siempre se come tarde y con hambre, por eso el cocinero se cabrea si ve que los invitados toman demasiados aperitivos.

– Si os atracáis de jamón, se os va a quitar el apetito

– Tiene buena cara -dice un futuro comensal, el más zampón, que se acerca al fuego con una cerveza en la mano.

-Huele de maravilla -comenta una buena amiga.

–  No comáis almendras, coño -grita otra vez el cocinero intelectual.

Comer y beber a mi manera. Manuel Vicent

cenefa

Segundo Plato.

PLATO-RESTAURANTE-PULPO-1024x679

Pulpo de John Berger

“25 hombres y mujeres sentados a la mesa”

…A lo largo de la pared opuesta a la entrada llamean unos braseros de leña. Sobre cada uno de ellos cuelga un inmenso caldero de cobre que lleva hirviendo lentamente desde el amanecer. Las cocineras son unas mujeres vestidas de negro que están de pie detrás de los calderos. Cada vez que hace falta más comida una de ellas se inclina sobre el agua humeante y saca enganchado en el tenedor un nuevo pulpo.

        Las criaturas que extraen tienen el tamaño de un girasol inmenso. Antes de echarlas al caldero fueron golpeadas contra las rocas para ablandar su carne. Luego fueron sumergidas y sacadas tres veces del agua hirviendo antes de dejarlas cocer definitivamente. La última vez tomaron color rojizo.

… La mujer lo corta en rodajas con unas tijeras. Las rodajas tienen el tamaño de un anillo de sello. Rociados con sal, aceite y pimentón y servidos en platos de madera, estos anillos constituyen el festín.

         Los platos de madera se comparten. Uno clava un palillo en la joya de su elección y se la come  acompañada de pan gallego, un pan que guarda el secreto de la levadura…

Fotocopias: Cuento 25 hombres y mujeres sentados a una mesa. John Berger

cenefa

Postre.

Pastel para enemigos de Derek Munson

84-261-3372-X

16_catalogo112111

Orgullo y literatura

Chavela Vargas.

Lesbiana mal que les pese, “Era una yegua sin potrero. Era indomable. La gente me amaba y me odiaba al mismo tiempo. Les asustaba”.

Insultantemente libre, como un espíritu indomable y con el alma tan quebrada como su voz, Chavela Vargas ha vivido a corazón abierto, con la arrogancia y el coraje que el destino sólo reserva a los sublimes. Un modelo de autenticidad y coherencia que ha atravesado una existencia apurada hasta el límite…

“Nunca estuve ni dentro ni fuera del closet. Simplemente estuve donde tenía que estar, en mi lugar: en la calle delante de todo el mundo, muy libre y muy a gusto. Y si volviera a nacer seria de nuevo Chavela Vargas”

Chavela Vargas a Federico García Lorca; ¿Qué hicieron con tu muerte?

En los años
de mi soledad,
desde pequeña,
un clavel reventó.
Abrió la brecha
para llegar del cielo
una estrella,
que se llama
Federico García Lorca.
Extiende la mano
y enseñame algo de tu vida
y de tu muerte,
que nadie sabe
qué hicieron con ella. 

 Federico García Lorca.

La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón.

[¿Calle?]

Negro. (Viene desde lejos.)

¡Vendo cuentos! ¡Vendo cuentos! ¡Les voy a contar un cuento!…

Había una vez…, había una vez un zapatero pobre, muy pobre,

¡requetepobre!

Zapatero (Cantando.)

Zapatero, tero, tero,

¡clava la lezna en el agujero!

Negro.

Vivía frente al palacio de un Príncipe rico, muy rico, ¡requeterrico!

Señor Príncipe, ¿quiere usted salir? ¡Estamos en las presentaciones!

(Se escuchan tres golpes)

Paje

Su Majestad el Príncipe os ruega que lo perdonéis, pero no puede salir porque está haciendo pipí.

  Állvaro Pombo.

Contranatura.

QuŽé te pasa? -preguntó— Dur‡án- No te gusto?
Salazar trag—ó saliva:
Me gustas mucho -contestó. No séŽ qué me pasa.
Y era verdad que en aquel momento de turbació—n, que era a la vez delicioso, no sab’a bien quéŽ le pasaba. Salazar
estaba sentado en el sofá junto a la chimenea, que habí’an
encendido, y Durá‡n se arrodilló— frente a éŽl y le acarici—ó las
piernas y el pene. Salazar conservaba todav’ía la camisa. Se
sent’ía sudoroso, se sent’ía incompetente, se sentí’a cohibido.

LGTB en la literatura infantil.

Rey y Rey. Linda de Haan y Stern Nijland.

 

Titiritesa. Xerardo Quintiá

Javier y el príncipe del mar. Nimphie Knox.