Encantadas con: Cervantes

Después de un mes, por fín ha finalizado nuestro encantamiento.

Pero no os preocupeis que no venimos con las manos vacías, os traemos un cuento de Cervantes que esperamos que os “encante”.

Os dejamos con un pequeño fragmento del capítulo XXIX. De la famosa aventura del barco encantado del Quijote.

Por sus pasos contados y por contar, dos días después que salieron de la alameda, llegaron don Quijote y Sancho al río Ebro, y el verle fue de gran gusto a don Quijote, porque contempló y miró en él la amenidad de sus riberas, la claridad de sus aguas, el sosiego de su curso y la abundancia de sus líquidos cristales, cuya alegre vista renovó en su memoria mil amorosos pensamientos.

Como siempre, puedes encontrarnos en Bibliotecas Municipales A Coruña