¿Qué no se hará en un hotel?

¿Qué no se hará en un hotel? ¿Qué escritor no ha escrito en uno, o no ha situado en él la acción de algún libro? Es un lugar novelesco donde la imaginación cruza por decorados en su mayoría reales.” Niki de Saint Phalle.

Grand et des Palmes, situado en Palermo (Italia) donde se suicidó el novelista, dramaturgo y poeta Raymond Roussel solicitando la  ayuda de un camarero a cambio de una buena propina, pero ante la negativa decidió quitarse la vida él sólo.

Otra increíble anécdota de este hotel fue cuando en la habitación contigua a la que se alojaba Arthur Miller se encontraba Lucky Luciano, uno de los más famosos mafiosos quien sometió a un extenso interrogatorio al autor, por creer que era en realidad, un espía.

Couronne, en Ginebra, allí murieron Borges y Nabokov, el mismo hotel donde Fedor Dostoievski terminó en una de sus habitaciones, su conocida novela “El Idiota“.

Pera Palace de Estambul, un sitio discreto  donde tenían lugar los encuentros de famosos amantes como los de Agatha Christie. Claro que no sólo acudía a este sitio por sus romances, sino que era para ella una fuente de inspiración. Prueba de ello es que en la habitación 411 escribió su genial obra “Asesinato en el Expreso de Oriente”.

“La ahogada” de Agatha Christie.

Don Henry se incorporó y se colocó bien el sombrero. Recordaba perfectamente a la señorita Marple: sus modos anticuados, sus maneras amables y su asombrosa perspicacia, así como una docena de casos hipotéticos y sin resolver para los que aquella “típica solterona de pueblo” había encontrado la solución exacta. Don Henry sentía un profundo respeto por la señorita Marple y se preguntó para qué habría ido a verle.

La señorita Marple estaba sentada en el salón, tan erguida como siempre, y a su lado se veía un cesto de la compra de fabricación extranjera. Sus mejillas estaban muy sonrosadas y parecía sumamente excitada.

Hotel Sommer BadenWeiler en Alemania, donde Antón Chejov murió en el en 1904, no sin antes pedirle a su esposa una copa de champán.

Hotel Raffles de Singapur donde se han alojado autores de peso, entre ellos Rudyard Kipling, Joseph Conrad Herman Hesse.

“Rey Yu” de Herman Hesse.

El día astrológicamente favorable en que, concluidas al fin las obras, instalados los tambores y preparado el servicio de guardia, se puso a prueba, previo acuerdo, la nueva línea de defensa, fue una ocasión gloriosa para el rey. Orgulloso de su realización, se mostraba muy impaciente; los cortesanos esperaban para darle sus parabienes, pero la más ansiosa y excitada era la hermosa mujer Bau Si, la cual casi no podía esperar que concluyesen todas las ceremonias y rogaciones previas.



OFERTÓN: 10×1

No pierdas esta oportunidad, estas son sin duda las mejores ofertas que vas a encontrar, no hace falta que rebusques, aquí tienes un chollo de mucha calidad. No pasa de moda,  podrás compartirlo, recomendarlo, disfrutarlo e incluso enamorar.

Como dijo William George Ward: ” Las oportunidades son como los amaneceres, si uno espera demasiado, se los pierde”

10 Leyendas de Bécquer

Y si con bolsas no quieres cargar, micro-relatos has de llevar.


El dinosaurio de Augusto Monterroso.

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

El emigrante de Luis Felipe G. Lomelí.

¿Olvida usted algo? – Ojalá.

El adivino de Jorge Luis Borges.

En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasará. El candidato responde que será reprobado…

La bella durmiente del bosque y el príncipe de Marco Denevi

La Bella Durmiente cierra los ojos pero no duerme. Está esperando al príncipe. Y cuando lo oye acercarse, simula un sueño todavía más profundo. Nadie se lo ha dicho, pero ella lo sabe. Sabe que ningún príncipe pasa junto a una mujer que tenga los ojos bien abiertos.

Infernalia de José Emilio Pacheco.

Anoche no soñé. Despierto, comprendí que estaba en el infierno y que ustedes eran los demonios.

Micro-relato incluido en la serie “La tierra” de J.A. Ramírez Lozano

El cementerio de la villa es ovalado. Las gallinas del enterrador anidan en los nichos o escarban las tumbas frescas hasta picotear los ojos de los difuntos pobres. Por noviembre, sus deudos y familiares acuden al cementerio con hojitas verdes de perejil y se vuelven cada cual con su cestita de huevos.

La oveja negra de Augusto Monterroso.

En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra. Fue fusilada. Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque. Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

Cuento de horror de Juan José Arreola.

La mujer que amé se convirtió en fantasma. Y yo fui el lugar de sus apariciones.

Después de la guerra de Alejandro Jodorowsky.

El último ser humano vivo lanzó la última paletada de tierra sobre el último muerto. En ese mismo instante supo que era inmortal, por que la muerte sólo existe en la mirada del otro.

Amor 77 de Julio Cortázar.

Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

También Borges

borges y sus cuentos

Otro de los grandes, Borges, se recrea con su estilo en crearnos con su conocido  gusto de  jugar con el lenguaje, logra darnos ese toque de fantasía, de verosimilidad, que os impulsa a terminar de leernos.

Os invitamos a conocer la grandeza de este autor y a reflexionar sobre el tema que os vamos a presentar, con uno de sus cuentos, La intrusa.

Orillaron un pajonal; Cristián tiró el cigarro que había encendido y dijo sin apuro:

-A trabajar, hermano. Después nos ayudarán los caranchos. Hoy la maté. Que se quede aquí con su pilchas, ya no hará más perjuicios.

Se abrazaron, casi llorando. Ahora los ataba otro círculo: la mujer tristemente sacrificada y la obligación de olvidarla.

Seguro que después de este tema tan amargo en el que Borges ha plasmado a la perfección la violencia de género y el concepto que el hombre puede llegar a tener de la mujer no queremos que te quedes con este mal sabor y por ello te invitamos a una suculenta degustación de nueces ,por que los Borges no sólo nos alimentan el alma, sino también el cuepo, para que puedas recuperar fuerzas y te prepares para el siguiente relato.

Estoy segura que ya has encontrado las lecturas de Delibes ahora prueba con las de Borges. Bibliotecas  Municipales de A Coruña.