En tan sólo cinco días…

El 25 de Abril de 2011 fallece el poeta chileno Gonzalo Rojas, Premio Cervantes 2003.

El 30 de Abril de 2011 fallece otro de los más grandes Ernesto Sábato.

Gonzalo Rojas, de “Contra la muerte”


Los días van tan rápidos en la corriente oscura que toda salvación…


Los días van tan rápidos en la corriente oscura que toda salvación

se me reduce apenas a respirar profundo para que el aire dure

en mis pulmones una semana más, los días van tan rápidos

al invisible océano que ya no tengo sangre donde nadar seguro

y me voy convirtiendo en un pescado más, con mis espinas.

Vuelvo a mi origen, voy hacia mi origen, no me espera

nadie allá, voy corriendo a la materna hondura

donde termina el hueso, me voy a mi semilla,

porque está escrito que esto se cumpla en las estrellas

y en el pobre gusano que soy, con mis semanas

y los meses gozosos que espero todavía.

Uno está aquí y no sabe que ya no está,

dan ganas de reírse de haber entrado en este juego delirante,

pero el espejo cruel te lo descifra un día

y palideces y haces como que no lo crees,

como que no lo escuchas, mi hermano,

y es tu propio sollozo allá en el fondo.

Si eres mujer te pones la máscara más bella

para engañarte, si eres varón pones más duro

el esqueleto, pero por dentro es otra cosa,

y no hay nada, no hay nadie, sino tú mismo en esto:

así es que lo mejor es ver claro el peligro.

Estemos preparados. Quedémonos desnudos

con lo que somos, pero quememos, no pudramos

lo que somos. Ardamos. Respiremos sin miedo.

Despertemos a la gran realidad de estar naciendo ahora, y en la última hora.

Ernesto Sábato, “El túnel”.

 

El túnel es una novela de estructura psicológica escrita por Ernesto Sábato.

Es una historia de amor, locura, celos, efusión,odio, soledad, frustración, desesperanza y muerte, en la que su autor nos rememora sobre un hombre que lucha por controlar el mundo que hay alrededor de él. Juan Pablo Castel es un pintor que vive en Buenos Aires, una persona perspicaz, sarcástica, perturbadora, demente, insensible, que a lo largo de la obra, narrada en primera persona, se va dando cuenta de lo humano que es. Su soledad se puede notar a lo largo de toda la lectura. Pero es cuando al conocer a María Iribarne, que es la única persona que logra comprender sus pinturas; de quien se enamora, perdidamente comienza a ver un poco de luz en su mundo oscuro. Poco a poco este amor se convierte en una necesidad de posesión total de su amada, y el amor termina transformándose en odio y se ve envuelto por una necesidad imperiosa de matarla.


Anuncios

OFERTÓN: 10×1

No pierdas esta oportunidad, estas son sin duda las mejores ofertas que vas a encontrar, no hace falta que rebusques, aquí tienes un chollo de mucha calidad. No pasa de moda,  podrás compartirlo, recomendarlo, disfrutarlo e incluso enamorar.

Como dijo William George Ward: ” Las oportunidades son como los amaneceres, si uno espera demasiado, se los pierde”

10 Leyendas de Bécquer

Y si con bolsas no quieres cargar, micro-relatos has de llevar.


El dinosaurio de Augusto Monterroso.

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

El emigrante de Luis Felipe G. Lomelí.

¿Olvida usted algo? – Ojalá.

El adivino de Jorge Luis Borges.

En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujo examinador le pregunta si será reprobado o si pasará. El candidato responde que será reprobado…

La bella durmiente del bosque y el príncipe de Marco Denevi

La Bella Durmiente cierra los ojos pero no duerme. Está esperando al príncipe. Y cuando lo oye acercarse, simula un sueño todavía más profundo. Nadie se lo ha dicho, pero ella lo sabe. Sabe que ningún príncipe pasa junto a una mujer que tenga los ojos bien abiertos.

Infernalia de José Emilio Pacheco.

Anoche no soñé. Despierto, comprendí que estaba en el infierno y que ustedes eran los demonios.

Micro-relato incluido en la serie “La tierra” de J.A. Ramírez Lozano

El cementerio de la villa es ovalado. Las gallinas del enterrador anidan en los nichos o escarban las tumbas frescas hasta picotear los ojos de los difuntos pobres. Por noviembre, sus deudos y familiares acuden al cementerio con hojitas verdes de perejil y se vuelven cada cual con su cestita de huevos.

La oveja negra de Augusto Monterroso.

En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra. Fue fusilada. Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque. Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

Cuento de horror de Juan José Arreola.

La mujer que amé se convirtió en fantasma. Y yo fui el lugar de sus apariciones.

Después de la guerra de Alejandro Jodorowsky.

El último ser humano vivo lanzó la última paletada de tierra sobre el último muerto. En ese mismo instante supo que era inmortal, por que la muerte sólo existe en la mirada del otro.

Amor 77 de Julio Cortázar.

Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

También Borges

borges y sus cuentos

Otro de los grandes, Borges, se recrea con su estilo en crearnos con su conocido  gusto de  jugar con el lenguaje, logra darnos ese toque de fantasía, de verosimilidad, que os impulsa a terminar de leernos.

Os invitamos a conocer la grandeza de este autor y a reflexionar sobre el tema que os vamos a presentar, con uno de sus cuentos, La intrusa.

Orillaron un pajonal; Cristián tiró el cigarro que había encendido y dijo sin apuro:

-A trabajar, hermano. Después nos ayudarán los caranchos. Hoy la maté. Que se quede aquí con su pilchas, ya no hará más perjuicios.

Se abrazaron, casi llorando. Ahora los ataba otro círculo: la mujer tristemente sacrificada y la obligación de olvidarla.

Seguro que después de este tema tan amargo en el que Borges ha plasmado a la perfección la violencia de género y el concepto que el hombre puede llegar a tener de la mujer no queremos que te quedes con este mal sabor y por ello te invitamos a una suculenta degustación de nueces ,por que los Borges no sólo nos alimentan el alma, sino también el cuepo, para que puedas recuperar fuerzas y te prepares para el siguiente relato.

Estoy segura que ya has encontrado las lecturas de Delibes ahora prueba con las de Borges. Bibliotecas  Municipales de A Coruña.