Bien conocido, y por eso, no necesita decirse nada más…

Esta vez hemos escogido una lectura que es capaz de mezclar  un sinfín de recuerdos,  sensaciones, aromas y texturas. Decir chocolate es abrir la mente y los sentidos. Estamos seguras de que al nombrar esta palabra algo se pone en movimiento en vuestro interior.

Charlie y la fabrica de chocolate de Roald Dahl

Para Charlie Bucket, esto es un sueño hecho realidad, y cuando encuentra un dolar en la calle no puede evitar comprar dos barras del delicioso chocolate de Wonka.

Cuando Charlie abre el segundo chocolate descubre uno de los billetes. Al día siguiente Charlie y los otro cuatro niños ganadores pueden ingresar en la fábrica para descrubir si los rumores que rodean a la fábrica y al misterioso dueño son realidad.

Podeis disfrutar de la adaptación cinematográfica de la mano de los camaleónicos Tim Burton y Johnny Depp

Leyenda del chocolate.

El chocolate del loro ( muy utilizada en tiempos de crisis).

Cuando para solucionar una situación ruinosa, se decide ahorrar en una partida cuyo gasto es mínimo, se dice que eso es suprimir el chocolate del loro.

Tanto el chocolate como el loro tienen su origen en América, lo que nos da una pista acerca de la antigüedad de la expresión.

En el siglo XVII, la forma más extendida de agasajar a los invitados era ofrecerles una taza de chocolate con rebanadas de pan. Y durante el siglo XVIII se convirtió en la bebida nacional a pesar de su precio, por lo que sólo podían derrocharlo los que habían hecho las Américas y gozaban de buena posición económica.

Estos indianos solían tener un loro en casa como recuerdo de su antigua vida americana, y le ponían en la jaula algo de chocolate de baja calidad para que lo picoteara.

Cuando alguna familia adinerada iba a menos, trataba de ocultar el declive económico guardando las apariencias, y lo más aparente era seguir consumiendo chocolate y seguir ofreciéndolo a los invitados; pero suprimían la ración del loro, lo que suponía un ahorro mínimo que no paliaba la situación.

Curiosidades  del chocolate.

  • La ración “D”: El chocolate se convirtió en alimento de primera necesidad, siendo parte de la ración de emergencia de los soldados en la primera y segunda guerra mundial, denominada Ración “D”.
  • Joyas para el consumo de chocolate: La taza adecuada para el chocolate recibe el nombre de jicara o pocillo. Estas tazas eran muy usadas en los inicios del consumo de chocolate en Europa y se realizaban en porcelana, plata e incluso oro. Existe un plato que encaja perfectamente con estas tazas que e llama mancerina, en honor al Marqués de Mancera que lo diseñó para evitar que las damas se manchasen sus delicados vestidos al tomar chocolate. La palabra mancerina fue evolucionando con su suo popular y derivó en marcelina, que es como se conoce el juego de taza y plato que se usa para tomar chocolate.

Refranes y dichos del chocolate.

  • Las cosas claras y el chocolate espeso.
  • Amigo reconciliado, chocolate recalentado.
  • Como pidiendo cacao.