“Dos amigos”Guy de Maupassant

 

“En un París bloqueado, hambriento, agonizante, los gorriones escaseaban en los tejados y las alcantarillas se despoblaban”

Así comeza o conto de Guy Maupassant que comentamos  na  sesión do clube dos xoves na Biblioteca Castrillón.

Dous personaxes alleos ás loitas políticas, sen outro desexo que o sinxelo pracer de pescar e pasar horas xuntos, falando ou en silencio, protagonizan esta historia.

Na miña opinión, é un conto que deixa ver a inxustiza das guerras e dos conflitos políticos case sempre alleos ao pobo, pois tan só quere  vivir en paz e disfrutar de pequenos praceres da vida.

Os protagonistas, aínda que discrepan nas súas ideas, son quen de gozar de estar  xuntos e de compartir o interés pola pesca, o que contrasta e fai ata grotesco o fanatismo dos soldados.

Guy Maupassant foi autor principalmente de contos, entre os que destacan os de terror á altura de Edgar Allan Poe, aínda que publicou tamén seis novelas que podes atopar na túa Biblioteca.

Casa Tomada Julio Cortázar

“Estábamos bien, y poco a poco empezamos a no  pensar. Se puede vivir sin pensar?”

No club de lectura de clásicos da biblioteca Castrillón estes días de confinamento lemos Casa Tomada, relato de Cortázar que forma parte de “Bestiario” publicado por vez primeira en 1951.

É un conto curto e intenso que, como a nosa vida agora, ten lugar nun espazo reducido e concreto, unha casa, e un espazo abstracto, o mundo está fóra.

Pouco a pouco a casa é tomada por algo, por alguén … esta historia deu lugar a unha serie de interpretacións ás que Cortázar só ofrece unha:

“Casa tomada es el resultado de una pesadilla. Yo soñé ese cuento…”

O devagar da vida, as rutinas, os medos, as lembranzas dos dous irmáns mistúranse  gracias ao realismo máxico de Cortázar ata  un desenlace sorprendente…

Beatriz Teijeiro

Ficción y frío

El frío ha llegado a nuestras vidas y a nuestros relatos.

Hoy os dejamos Ficción, con el invierno como protagonista de Alice Munro, que como ya sabréis recibió hace un mes el Premio Nobel de Literatura. La propia Academia Sueca la definió como “maestra del relato corto contemporáneo” y hoy queremos mostraros este relato sacado de su novela Demasiada Felicidad.

Demasiada felicidad

Demasiada felicidad

Lo mejor del invierno era volver a casa en el coche, después de todo el día dando clases de música en los colegios de Rough River. Ya había oscurecido, y en la parte alta del pueblo quizá estaba nevando mientras la lluvia azotaba el coche por la carretera de la costa. Joyce dejó atrás los límites del pueblo y se internó en el bosque, y aunque era un bosque de verdad, con grandes abetos de Douglas y cedros, cada cincuenta metros más o menos había una casa habitada.Algunas personas tenían huertos; otras, ovejas o caballos, y había empresas como la de Jon, que restauraba y hacía muebles. También ofrecían servicios que se anunciaban junto a la carretera y en especial en esa parte del mundo: cartas del tarot, masajes con hierbas, resolución de conflictos. Algunos vivían en caravanas; otros se habían construido casas, con tejado de paja y extremos de troncos, y otros, como Jony Joyce, estaban restaurando viejas casas de labranza…

 Si os ha gustado, os dejamos el relato completo.

Y si queréis conocer más obras de esta escritora, podéis consultar nuestro catálogo o visitar cualquiera de nuestras bibliotecas municipales.

catc3a1logo

Nos damos la vuelta al mundo

Este mes de Febrero celebramos el nacimiento de  Julio Verne  .

Una de las obras que más adaptaciones ha tenido a lo largo de los tiempos ha sido “La vuelta al mundo en ochenta días”, y hoy queremos presentarla de la mano de una de las más populares, “La vuelta al mundo de Willy Fog”,  serie de dibujos animados que fue producida por BRB Internacional y encargada a Nippon Animation y TV Asahi, en asociación con Televisión Española.

 

Son 80 días son
80 nada más,
para dar la vuelta al mundo
Londres, Suez, también Hong Kong, Bombay,
Hawai, Tijuana y Singapour

Vamos a darnos un paseo por la literatura de algunos de  los países que Willy Fog nos presenta en su canción.

El gigante egoísta. De Oscar Wilde

Todas las tardes, a la salida de la escuela, los niños se habían acostumbrado a ir a jugar al jardín del gigante. Era un jardín grande y hermoso, cubierto de verde y suave césped. Dispersas sobre la hierba brillaban bellas flores como estrellas, y había una docena de melocotones que, en primavera, se cubrían de delicados capullos rosados, y en otoño daban sabroso fruto.

Séptimo cielo. De Naguib Mahfuz

Una nube enorme se alza sobre toda existencia, se sumerge en el espacio. Todo late con una presencia cósmica extraña.  Nunca ha habido nada como esto, descomponiendo a los seres vivos en sus elementos básicos, amenazándolo todo con la destrucción… o quizás con una nueva creación.

Los héroes marchan a la selva. Muerte de Dasarata. Del Ramayana

Transida por el dolor de la separación que iba a sufrir su hijo, la dulce reina Kausalia lloraba amargas lágrimas. Laksmana la acompañaba en sus lamentos. El generosos príncipe había acudido presuroso al lado de la reina al enterarse de su desgracia. Inútil fue que, para consolarla, Rama dijera que nunca es triste estar dispuesto a cumplir la palabra empeñada por un rey y un padre, como habían hecho sus antepasados los ragavas, los descendientes de Ragú, el dios celeste que persigue a la luna en los eclipses, y como un galgo hambriento la devora ocultándola por unos instantes a la vista de los mortales.

Tijuana para principiantes. De Rafa Saavedra

My city no es solamente una calle llena de gringos estúpidos viviendo un eterno verano e indios bicolores que venden flores de papel, de burros rayados y maletines de joyería chafa, de mustios ojos rasgados con videocámaras sony, de terrazas llenas de motherfuckers bebiendo poppers y besan el suelo buscando una mexican señorita, de periodistas extranjeros persiguiendo una leyenda negra que sólo existe actualmente en su negro culo.

 

 

 

Relatos de Nobel

 

 

La literatura es fuego

La literatura puede morir pero no será nunca conformista. Sólo si cumple esta condición es útil la literatura a la sociedad. Ella contribuye al perfeccionamiento humano impidiendo el marasmo espiritual, la autosatisfacción, el inmovilismo, la parálisis humana, el reblandecimiento intelectual o moral. Su misión es agitar, inquietar, alarmar, mantener a los hombres en una constante insatisfacción de sí mismos: su función es estimular sin tregua la voluntad de cambio y de mejora, aun cuando para ello daba emplear las armas más hirientes y nocivas. Vargas Llosa.


Nobel Paso a Paso.

 


Premio Leopoldo Alas en 1959 por Los jefes.

Al lado del camino había una enorme piedra, y, en ella, un sapo; David le apuntaba cuidadosamente.
-No dispares -dijo Juan.
David bajó el arma y miró a su hermano, sorprendido.
-Puede oír los tiros -dijo Juan.
-¿Estás loco? Faltan cincuenta kilómetros para la cascada.
-A lo mejor no está en la cascada -insistió Juan-, sino en las grutas.
-No -dijo David-. Además, aunque estuviera, no pensará nunca que somos nosotros.

Biblioteca Breve en 1962 por La ciudad y los perros.

-Cuatro -dijo el Jaguar.
Los rostros se suavizaron en el resplandor vacilante que el globo de luz difundía por el recinto, a través de escasas partículas limpias de vidrio: el peligro había desaparecido para todos, salvo para Porfirio Cava. Los dados estaban quietos, marcaban tres y uno, su blancura contrastaba con el suelo sucio.

Premio de la Crítica en 1964 y 1967.

Rómulo Gallegos en 1967 por La casa verde.

¿Cuál es el secreto que encierra La casa verde? La casa verde ocurre en dos lugares muy alejados entre sí, Piura, en el desierto del litoral peruano, y Santa María de Nieva, una factoría y misión religiosa perdida en el corazón de la Amazonía. Símbolo de la historia es la mítica casa de placer que don Anselmo, el forastero, erige en las afueras de Piura.

Premio Príncipe de Asturias en 1986.

Planeta en 1993 con Lituma en Los Andes.

Cuando vio aparecer a la india en la puerta de la choza, Lituma adivinó lo que la mujer iba
a decir. Y ella lo dijo, pero en quechua, mascullando y soltando un hilito de saliva por las
comisuras de su boca sin dientes.
-¿Qué dice, Tomasito?
-No le entendí bien, mi cabo.
El guardia se dirigió a la recién llegada, en quechua también, indicándole con las manos
que hablara despacio. La india repitió esos sonidos indiferenciables que a Lituma le hacían el
efecto de una música bárbara. Se sintió, de pronto, muy nervioso.

Cervantes en 1994.

FDDB en 1996.

Grizane Cavour en 2004.

Nobel en 2010.

Sabías que…

En la literatura también encontramos un sinfín de curiosidades.

Según la leyenda, poco antes de su muerte, el oráculo le vaticinó que moriría aplastado por una casa, por lo que decidió residir fuera de la ciudad. Curiosa, y trágicamente, falleció al ser golpeado por el caparazón de una tortuga, que fue soltado por un quebrantahuesos desde el aire.

Theatron

El autor de “El maravilloso Mago de Oz”, se inspiró para poner el nombre al país de Oz en el cajón de un archivador cuya etiqueta de ordenación alfabética indicaba “O-Z”.

El Maravilloso Mago de Oz.

Dorothy vivía en medio de las grandes praderas de Kansas con tío Henry, que era granjero, y con tía Em, que era la mujer del granjero. Su casa era pequeña porque para construirla habían tenido que transportar la madera en una carreta desde una distancia de muchos kilómetros. Había cuatro paredes, un piso y un techo, que completaban una habitación; y en esa habitación había una oxidada cocina de hierro, una alacena para los platos, una mesa, tres o cuatro sillas y las camas.

Después de luchar contra la depresión y con su deteriorada salud durante varios años Hemingway se disparo un tiro en 1961… No fue el único suicidio de su familia ya que igual lo hicieron su padre, su hermano, su hermana y trágicamente después, su nieta Margaux.

Gato bajo la lluvia.

Sólo dos americanos paraban en el hotel. No conocían a ninguna de las personas que subían y bajaban por las escaleras hacia y desde sus habitaciones. La suya estaba en el segundo piso, frente al mar y al monumento de la guerra, en el jardín público de grandes palmeras y verdes bancos. Cuando hacía buen tiempo, no faltaba algún pintor con su caballete. A los artistas les gustaban aquellos árboles y los brillantes colores de los hoteles situados frente al mar. Los italianos venían de lejos para contemplar el monumento a la guerra, hecho de bronce que resplandecía bajo la lluvia. El agua se deslizaba por las palmeras y formaba charcos en los senderos de piedra. Las olas se rompían en una larga línea y el mar se retiraba de la playa, para regresar y volver a romperse bajo la lluvia.

Wilfrid Dunderdale, el principal espía británico en París antes y durante la Segunda Guerra Mundial, que fue amigo de Fleming y a quien le inspiraría el personaje de James Bond. Jeffery le describe como “hombre con una clara inclinación por las mujeres guapas y los coches caros”.
También se confirma la existencia en el MI6 de un figura como el “Q”, letra utilizada en las novelas de James Bond para el ingeniero artífice de multitud de dispositivos.

¿A qué no esperabas que la vida de nuestros autores fuera tan singular?